Un día lleno de energía para asegurar el éxito

Si eres de las personas que luego de una jornada diaria de trabajo llegas extenuado a la casa sin ánimos de cumplir con las tareas del hogar, dejando todo para el día siguiente porque sencillamente no tienes la energía necesaria, este artículo es para ti. Por lo general, solo te da tiempo de darte una ducha y entregarte al sueño producto del cansancio.  Al levantarte el mismo desastre te espera y vuelves a la misma rutina.

Obviamente requieres de más energía, la cual básicamente la consigues eliminando algunos malos hábitos y adquiriendo otros muy buenos. Por ahora te recomendamos tomar nota de los siguientes consejos para obtener un día lleno de energía, garantía del éxito.

Activo desde el primer momento.

Al sonar el despertador hay que brincar de la cama, no apagarlo para seguir durmiendo. Deje que la luz natural entre por alguna ventana, es el primer contacto con la energía natural que nuestro cuerpo debe absorber y luego póngase a hacer ejercicios desde muy temprano.

Muévete.

El ejercicio físico incrementa los niveles de atención y agudeza hasta por 10 horas, y permite liberar endorfinas para un día de total energía.

Un baño de agua fría.

Una ducha fría ayuda a estimular las terminaciones nerviosas de la piel, acelerando el corazón y la frecuencia cardíaca. Excelente para terminar de despertar.

Un buen desayuno.

Es la comida más importante del día por tanto debe ser hecha correctamente, no sólo cafeína y carbohidratos. No saltes el desayuno, no lo retrases, por el contrario come en abundancia una mezcla de carbono no refinados (que te dan energía), proteínas y grasas saludables (que tardan más en digerirse, manteniendo un nivel constante de energía). Como ejemplo pueden ser huevos revueltos con tortilla de harina integral, o avena con frutos secos ó avena, pan integral, yogur griego y plátanos.

Evita la deshidratación.

Esta puede ser una causa del cansancio prematuro de allí que no esté demás iniciar el día con dos vasos de agua, preferiblemente en ayunas.

Trabaja por partes.

El trabajo continuo sin descanso no es favorable, tomate tus descansos, relájate, realiza algunas caminatas, toma aire y con mente fresca continua con tu trabajo.

Algo de música.

Acompañar la jornada con algo de música te relaja a la vez de mantenerte activo, disminuyendo tensiones y fatiga.

Cuando llegues al final del día procúrate un buen sueño, es la mejor manera de recargar baterías y comenzar nuevamente con energía de cara al éxito.

Deja un comentario